¿Por qué disminuyó la participación de las personas mayores en las últimas elecciones?

por Patricio Saldívar de Gerozoom


Es un hecho que la participación de las personas mayores ha disminuido en las últimas elecciones. Si analizamos los datos entregados por el Servel de la segunda vuelta presidencial de 2017, la participación de las personas de 60 años y más superó el 60% y en los mayores de 80 años el 37%, a diferencia del plebiscito del 2020 donde la participación de este grupo etario no alcanzó el 50% en el segmento de 60+ y bordeó el 19% entre las personas de 80 años y más.

¿Qué ocurrió?


El factor más atribuible es la pandemia por la COVID-19, por sus riesgos, restricciones y además por una serie de discriminaciones ejercidas contra las personas mayores en razón de la edad. Por un lado, hubo restricciones sanitarias exclusivas para este grupo por ser “sujetos de riesgo”, desconociendo la responsabilidad y capacidad de autocuidado de muchas personas mayores. La creencia de que son un grupo homogéneo ha llevado a este tipo de discriminaciones ejercidas por el Estado, que son potenciadas por los medios de comunicación y que permean la sociedad, las familias y las mismas personas mayores.

¿Es el único factor?

Si bien el COVID-19 representa un riesgo para las personas mayores, la sobreprotección del Estado y de las familias se transforma en una restricción en las libertades de las personas mayores. Pero no debe ser el único factor que está disminuyendo la participación de las personas grandes y es necesaria una reflexión al respecto.

Es preocupante el descenso en la participación de las personas mayores. Según la Convención Interamericana de Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, ratificada por Chile en 2017, en el artículo 27 dice que las personas mayores tienen el derecho a participar en la vida política. Los países que suscriben este documento deben comprometerse a asegurar la participación, el acceso a los lugares de votación, el voto asistido en el caso que lo necesite, la lectura fácil y tener en cuenta las necesidades y opiniones de las personas mayores.


Hace algunas semanas, desde Voces Mayores, colectivo que reúne a más de 50 organizaciones que trabajamos en temáticas de vejez y envejecimiento, iniciamos una campaña para para facilitar que la voz de las personas mayores en los procesos políticos tan importantes que vive Chile en la actualidad sea escuchada y considerada. El trabajo realizado ha logrado visibilizar la realidad de las personas mayores en relación a la participación y nos ha llevado a la reflexión en torno al tema.

La sobreprotección del estado y de las familias se transforma en una restricción en las libertades de las personas mayores a la hora de ejercer sus derechos políticos. Pero también los estigmas patologizantes sobre las personas de edad, el miedo al contagio, las barreras para las personas con dependencia, el desencanto con la política, la falta de propuestas claras hacia las personas mayores, la falta de inclusión en el diseño de las propuestas, las dificultades para llegar a los locales de votación, la falta de locomoción, las mesas ubicadas en sectores de difícil acceso, y así, un sin fin de razones, han limitado la participación de este grupo. Voto Inclusivo

Junto a diversas agrupaciones, convocadas por Ahora Nos Toca Participar, estamos visibilizando la importancia de avanzar en la línea del voto inclusivo. Se acercan elecciones importantes y debemos mejorar la participación de las personas mayores en las elecciones. El voto anticipado e inclusivo es una tremenda oportunidad para favorecer la participación de las personas mayores de forma segura, sobre todo pensando en quienes tienen dificultades de desplazamiento o viven en zonas geográficas aisladas. El acercar los votos a los establecimientos de larga estadía para personas mayores también permitiría la participación de este grupo.

Además, queremos motivar a todas las personas mayores a ejercer su derecho porque el #VotoMayor es importante y, al mismo tiempo, queremos que las generaciones más jóvenes puedan facilitar este ejercicio ciudadano y promover el #VotoMayor llevando a sufragar a sus familiares mayores, incentivando su participación, valorando su experiencia y su participación en los diversos procesos que ha vivido el país y en los cuales las actuales personas mayores han tenido un papel protagónico.

El llamado es a los organismos encargados, al SERVEL: fomentar el voto inclusivo, mejorar el acceso y la participación de las personas mayores en las elecciones. A los candidatos: incluir a las personas mayores en los diseños de sus programas y que las propuestas sean claras en temas de vejeces. Al estado: trabajar por el reconocimiento y protección de los derechos de las personas mayores. A las organizaciones de personas mayores: a participar y unirse para visibilizar las diversas demandas y a las personas mayores a informarse y exigir sus derechos.

Porque el #VotoMayor es importante, generemos las condiciones para que la mayor cantidad de personas de 60 y más puedan ejercer su derecho en estas elecciones.


¡Lee la columna en El Mostrador!